Ayuntamiento de Santa CruzOpiniónPolítica municipal

La colaboración entre IUC y SSP: una experiencia fructífera

La colaboración y el trabajo coordinado que venimos desarrollando los grupos municipales de Izquierda Unida Canaria y Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife es uno de los asuntos más gratificantes de este mandato.

La presentación de mociones conjuntas, la defensa al unísono del contenido de las mociones propuestas por los concejales de ambos grupos municipales, la posición en bloque frente a las propuestas del grupo de gobierno,  la preparación en común de los plenos municipales, el intercambio de información o puntos de vista, el apoyo en las comisiones informativas son sólo algunas de las expresiones institucionales del buen funcionamiento de un pacto no escrito pero que surgió de un deseo expresado de manera coincidente desde el inicio del mandato. En ambas formaciones políticas vimos que era indispensable practicar la unidad, orientar nuestro trabajo político con sentido de cooperación y de contribución solidaria, pero también que era indispensable que esta nueva práctica se visualizara ante la opinión pública con el objetivo de reforzar el convencimiento de que era posible una política de izquierda unitaria en el municipio. Ruedas de prensa conjuntas, encuentros en los barrios con colectivos vecinales, reuniones con plataformas sociales, forman ya parte habitual de la acción coordinada que nos hemos propuesto los concejales de IUC y SSP. Felizmente este trabajo también se ha extendido a las otras vías de participación institucional como son los tagorores donde los representantes de ambas formaciones políticas se reúnen periódicamente para aunar esfuerzos, abordar los problemas del distrito y dar respuesta política a las demandas vecinales.

Esta experiencia cumple algo más de un año y, si fuera el tiempo de someter este periodo de acción conjunta a una evaluación, sólo podríamos calificarla de experiencia muy positiva y sobre todo fructífera, porque permite confiarnos en la aspiración de extender este deseo a un trabajo político a más largo alcance. En Santa Cruz de Tenerife la unidad de las formaciones políticas de izquierda siempre ha sido una las demandas principales de los sectores ciudadanos afines a los planteamientos más progresistas y creo que todos los concejales que formamos parte del consistorio somos plenamente conscientes de la importancia de la labor que estamos desarrollando y de cómo este pacto puede proyectarse al futuro con el reconocimiento de la ciudadanía.  No hemos olvidado que en las últimas elecciones municipales la suma de todos los votos progresistas o de  izquierda, dispersos en una diversidad de partidos, fue el voto mayoritario en nuestra ciudad, situándonos por encima  de  la formación política que ha regido los destinos de esta capital. Es fundamental que se sepa que promover la unidad nos permitirá obtener la fuerza para el cambio que necesita Santa Cruz y que en este tiempo que llevamos de mandato municipal hemos practicado esta unidad y ha sido muy positiva y gratificante en lo personal y en lo político.

Con la base sólida que hemos construido en este tiempo, nos queda convencer a las otras organizaciones políticas del ámbito progresista y a tanta gente de nuestra ciudad que demandaban esta unidad, que se incorporen a esta apuesta unitaria que viene avalado por este  año y medio de confluencia. Todos contamos con un listado de centenares de antiguos militantes de izquierda, de responsables de organizaciones sociales o simplemente de ciudadanos conscientes que condicionaban su participación más activa en política a que se dieran procesos unitarios sinceros y abiertos. El trabajo político que queda por hacer es inmenso: nuestra presencia en los barrios debe ser permanente, es indispensable trasladar nuestras propuestas a los sectores más excluidos, organizar un frente que lucha contra la pobreza y la exclusión social que sufre miles de familias de nuestra capital, la defensa de los derechos laborales, integrar a los sectores profesionales para que se identifiquen con la necesidad del cambio de rumbo en el modelo productivo, en definitiva, convertirnos en el referente político de miles de chicharreros y chicharreras. Ahora mismo, este trabajo necesita de muchas personas a las que  tenemos que convencer  para que se incorporen a este proceso. Nosotros, desde el respeto y en un plano de igualdad, hemos iniciado en este mandato lo que hacía decenas de años que no veíamos en el consistorio capitalino, queda en las manos de todos y todas el alcance de esta experiencia.

Artículo anterior

Cine y cultura en Santa Cruz

Siguiente post

IUC acusa al alcalde Bermúdez de dar la espalda a las escuelas infantiles

El autor

Pedro Fernández Arcila

Pedro Fernández Arcila

Concejal de Sí se puede (SSP) en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.