Ecologistas

Izquierda Unida critica que la Concejalía de Medioambiente venda soluciones que “son sólo humo”

El concejal Correa deja en manos de una ONG el problema de las colonias de patos invasores en Igueste de San Andrés
Izquierda Unida denunció que conviven junto a palomas, gallinas y ratas, en una zona que también es frecuentada por aves migratorias

 

Izquierda Unida ha denunciado que el Ayuntamiento de Santa Cruz aplica soluciones “ficticias” a los problemas medioambientales; “puro humo”, en referencia a la respuesta del concejal Carlos Correa a la proliferación de patos invasores en el barranco de Igueste de San Andrés y de las medidas que adoptará para erradicarlos.

Izquierda Unida llevó a la comisión de control de diciembre una pregunta sobre la preocupante proliferación de patos invasores en el lecho del Barranco de Igueste San Andrés, donde han formado una colonia de más de 300 ejemplares que conviven junto a ratas, palomas y gallinas en una zona también frecuentada por aves migratorias.

A pesar de que en octubre el concejal de Medioambiente Carlos Correa (PP) admitía que la colonia constituye un riesgo sanitario para la población humana y anunciaba en prensa que “controlar la reproducción de estas aves, eliminar los huevos y retirar las hembras” sería una prioridad hasta fin de año, pasados varios meses, Izquierda Unida ha detectado que “no se ha hecho absolutamente nada”

La respuesta facilitada por Carlos Correa en la comisión de control “tampoco soluciona nada” y se resume en que la Concejalía de Medioambiente “ha consultado con una ONG y que no ha encontrado ninguna granja que acepte los patos”. Para Izquierda Unida, Correa debería preocuparse menos por salir en prensa anunciando “medidas estelares” como la recién creada Patrulla ambiental y “solucionar estos pequeños problemas, que no dan titulares pero sí son vitales”.

Para IUc no es verdad, como afirma Medioambiente, que la colonia de patos invasores “esté controlada” porque es evidente que avanzan barranco arriba y que han empezado a entrar en las huertas ocasionando daños en los sembrados.

Izquierda Unida recuerda que esta situación altera el hábitat natural del barranco: los patos se alimentan de la vegetación natural y de los invertebrados acuáticos y ocasionan molestias a las aves migratorias que viven en él. Sin embargo, resultan mucho más preocupantes las repercusiones que, para la salud humana, puede ocasionar la acumulación de restos de alimentos que se les suministra, los patos y ratas muertos que se observan en cauce, y el exceso de excrementos.

Artículo anterior

Feministas de nacimiento o la importancia de las primeras lecturas

Siguiente post

IUc plantea rehacer el presupuesto para cubrir un déficit de 10 millones de euros en Servicios Sociales