Tagoror

Izquierda Unida critica la dejación del Ayuntamiento con el castillo de Paso Alto, Bien de Interés cultural y propiedad municipal

El club militar ha ocupado parte del castillo, que ya no exhibe sus cañones y parece abandonado

Izquierda Unida llevó al último Tagoror de Anaga, celebrado el pasado 22 de septiembre, una pregunta sobre el BIC del Castillo de Paso Alto, en la que nuestro representante Juan Luis Rodríguez Luengo trasladaba una queja de la Asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico de Santa Cruz de Tenerife, que ha detectado que el castillo está cerrado para la ciudadanía y sólo es accesible desde el club social militar situado justo al lado.

El representante de Iuc planteó si la Corporación tiene previsto adoptar alguna medida para garantizar el adecuado mantenimiento del BIC y darle el uso público que debe tener, sin que el Ayuntamiento ofreciera una respuesta concreta.

El castillo de Paso Alto es una de las fortificaciones históricas de la capital tinerfeña que han llegado a nuestros días. Es Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento y es propiedad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, según consta en el Catálogo Municipal de Patrimonio Histórico.

La asociación para la defensa del patrimonio ha denunciado que “resulta un tanto extraño” que el acceso esté cerrado al público, rodeado de alambradas e incluso con un laurel nacido dentro de uno de sus muros que le está ocasionando daños. Acceder a este monumento sólo es posible desde el club militar de Paso Alto, pues las puertas de hierro que dan a la avenida marítima están cerradas y con alambradas. Alrededor del castillo existe un paseo de piedra, y frente a él, y hasta el mar, un parque, adscrito al citado club.

Debido a la importancia de mostrar a la sociedad este castillo, y darle utilidad, sería conveniente que el Ayuntamiento diera los pasos necesarios para la apertura al público de este espacio, de modo que se pueda visitar este BIC e incluirlo en visitas guiadas para turistas y residentes. Dentro del castillo hay unas estancias que además podrían tener algún uso cultural. Dado que existe una separación física entre el club de ocio militar y el castillo con su parque hacia el mar, no debiera haber excesivos problemas para su progresivo y controlado uso público, llevando a cabo alguna sencilla obra de cerramiento complementario por motivos de seguridad para el citado centro de ocio.

Para Izquierda Unida es importante ubicar en el castillo un espacio dedicado a la negra etapa de la represión franquista, cuando sus estancias fueron utilizadas como salas de tortura de los militares golpistas contra la población de Santa Cruz.

 

Artículo anterior

IUC pregunta por las medidas de control sobre las mafias que mercadean con las viviendas vacías en Santa Cruz

Siguiente post

El Draguillo podría convertirse en el primer caserío sostenible de Anaga