Política municipal

Izquierda Unida lleva al Pleno las medidas de seguridad de la fábrica de cloro de Santa Cruz

IU solicitó información hace ya dos meses, sin que todavía haya recibido repuesta
La eurodiputada de Izquierda Unida, Paloma López, ha remitido a la comisión europea una pregunta sobre la seguridad de la planta química

Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Santa Cruz llevará al Pleno de este viernes una pregunta sobre las medidas de seguridad de la fábrica de cloro inaugurada en la Dársena pesquera el pasado 11 de mayo. Izquierda Unida solicitó información hace ya dos meses sobre el protocolo de seguridad de la planta química, sin que hasta el momento haya recibido respuesta.

En mayo desde Izquierda Unida detectamos que la fábrica de cloro inaugurada en Santa Cruz no aparece en el mapa de riesgos químicos del Gobierno de Canarias. En ese momento hicimos una solicitud de información (fechada el 13 de mayo de 2016) para saber si la planta química ha sido incluida en el Plan de Emergencia Municipal (PEMU).

Como ya va siendo habitual, el equipo de gobierno no ha contestado todavía a nuestras preguntas. Sí lo hizo en prensa y un día después de que enviáramos una nota informativa con el contenido de nuestra solicitud de información, en declaraciones al periódico El Día admitía que la fábrica de cloro no está incluida en el Plan de Emergencias Municipal (PEMU), redactado y aprobado en 2013, es decir 3 años antes de la apertura de la planta química.

Como Izquierda Unida considera este asunto de capital importancia por las nefastas consecuencias que podría tener un hipotético escape de cloro sobre la ciudad, nuestra eurodiputada Paloma López ha llevado a la comisión europea una pregunta sobre la fábrica y sus medidas de seguridad y nosotros, como grupo municipal, debemos insistir en recabar información y por eso traemos al Pleno la pregunta que ya formulamos por medio de la mecánica de la solicitud de información sin obtener resultados.

El pasado 11 de mayo fue inaugurada una fábrica de cloro en el Puerto de Santa Cruz ocupando una parcela de 4.883 metros cuadrados. La fábrica tiene capacidad para producir 22.000 toneladas de cloro al año.

En agosto de 2015, la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) aprobó la declaración de impacto ambiental correspondiente con varios condicionantes para asegurar frenar el posible efecto ambiental de una fábrica de estas características.

Entre estas se enumeraba que al instalarse la fábrica en el puerto de Santa Cruz de Tenerife debería estar sujeta a la política ambiental marcada por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife a través de su Código de Conducta Ambiental, y debería elaborar un plan de emergencia ambiental.

Además, también debía estar sujeta al Real Decreto por el que se aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas, por lo que debía prepararse un informe de seguridad.

Como la fábrica se ha ubicado en suelo de Santa Cruz, ¿tiene el Ayuntamiento constancia de que los condicionantes impuestos por la Cotmac se han cumplido?

¿Tiene además el Ayuntamiento establecido algún plan de emergencia en caso de escape de cloro en coordinación con Protección Civil?

¿El PEMU, Plan de Emergencia Municipal presentado en 2013, se ha revisado para incluir este nuevo riesgo?

Artículo anterior

Los vecinos de Casas de la Cumbre exigen que el Ayuntamiento resuelva "ya" el conflicto de la llave del local social

Siguiente post

Izquierda Unida exige al Ayuntamiento que ponga freno al grave deterioro de las zonas públicas de la Urbanización Divina Pastora