EcologistasPolítica municipal

Izquierda Unida advierte que la fábrica de cloro de Santa Cruz no está en el mapa de riesgos químicos

Ramón Trujillo ha solicitado información sobre el Plan de emergencia diseñado desde el Ayuntamiento
El concejal de IU ha preguntado si se ha revisado el PEMU, Plan de Emergencia Municipal, para incluir este nuevo riesgo

Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Santa Cruz ha detectado que la fábrica de cloro inaugurada este mes en la dársena pesquera de San Andrés no aparece en el mapa de riesgos químicos del Gobierno de Canarias. Este mapa sí incluye los depósitos de combustible de las tres empresas que operan en el Puerto, Gasoleos Petrocan, Terminales canarios y los depósitos de Cepsa del Dique del Este.

La planta de producción fue inaugurada el pasado 11 de mayo. Ubicada junto al muelle de la Dársena Pesquera sobre una parcela de 4.883 metros cuadrados, abastecerá de cloro a las Islas y también a África occidental. Gestionada por la empresa Biomca Química,  supuso una inversión de más de 5,5 millones de euros y producirá unas 22.000 toneladas de cloro al año.

El concejal de Izquierda Unida en la corporación local, Ramón Trujillo, ha solicitado información sobre el protocolo de seguridad diseñado desde el Ayuntamiento dado que la fábrica se asienta en terrenos de la ciudad. En una solicitud de información remitida al consistorio, Trujillo ha preguntado si el Plan de Emergencia Municipal (PEMU) de 2013 se ha revisado para incluir este nuevo riesgo y si se han atendido las demandas de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac), que en agosto de 2015 aprobó la declaración de impacto ambiental correspondiente con varios condicionantes para asegurar frenar el posible efecto ambiental de una fábrica de estas características.

Entre estas observaciones de la Cotmac se enumeraba que al instalarse la fábrica en el puerto de Santa Cruz de Tenerife debería estar sujeta a la política ambiental marcada por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife a través de su Código de Conducta Ambiental, y debería elaborar un plan de emergencia ambiental.

Además también debía estar sujeta al Real Decreto por el que se aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas, por lo que debe prepararse un informe de seguridad.

Ramón Trujillo ha solicitado saber si se han cumplido estos requerimientos, si el Ayuntamiento tiene constancia de que los condicionantes impuestos por la Cotmac se han cumplido y si, por su parte, la corporación ha esta algún plan de emergencia en caso de escape de cloro en coordinación con Protección Civil.

Artículo anterior

Venezuela llegó al Pleno de Santa Cruz, pero no se montó la que el PP pretendía

Siguiente post

IUC pide al alcalde Bermúdez la destitución de Dámaso Arteaga por el ‘caso Siliuto’